La vida de los envases.

La vida de los envases.

Sin duda, el mejor residuo es aquel que no se genera. Antes de comprar debemos pensar si realmente necesitamos esa adquisición y, si es así, valorar, entre todos los productos existentes, cual es el más adecuado y más respetuoso con el medio ambiente.

Comencemos a dejar de lado la cultura de “usar y tirar” y, cuando no quede más remedio que generar residuos, aprendamos a reciclar.

El primer paso para dar el viaje del reciclaje, comienza en los hogares. Una vez que no podamos reutilizar un envase, envoltorio o embalaje de un producto, tenemos que hacer una selección en origen y depositarlo en el contenedor adecuado para cada tipo de residuo: amarillo (envases de plástico, latas y briks), azul (envases de papel y cartón) y verde (vidrio).

¿Sabes qué ocurre después con los envases?

El ciclo de vida de los envases comprende todos los factores y procesos de importancia para su correcta gestión medioambiental. Comienza desde el mismo momento en el que se obtienen materias primas.

En un primer momento, se determinan las funciones que debe cumplir el envase y las características que van a marcar su vida útil. Los envases protegen y conservan los distintos productos que contienen y por ello deben cumplir estándares que garanticen su seguridad y calidad.

Además, tenemos que contemplar las exigencias de la comercialización, ya que todos los productos están sujetos a normativas. La información y los símbolos que aparecen en el envase y en la etiqueta permiten al consumidor usar los productos de una forma correcta y segura,  además de informarles sobre cómo reciclar el envase y guiarle hacia una compra inteligente.

En el hogar, la concienciación familiar, es vital para que estos envases se reciclen correctamente. El esfuerzo de todos por dotar de nueva vida a nuestros envases ya utilizados, y la conciencia sobre su importancia permite ahorrar en materias primas, energía y reducir emisiones de C02.

La recogida selectiva es cada vez más eficiente en el que se trabaja constantemente para optimizar la correcta gestión del envase hasta el momento de su reciclado.

Ya por fin, en las plantas de tratamiento, estos envases se separan y reciclan.

Para que lo puedas ver de una forma mucho más gráfica, compartimos con ustedes una estupenda infografía de Ecoembes. Proceso de reciclaje.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *