Piensa antes de imprimir.

Piensa antes de imprimir.

Cada vez que vayas a imprimir un documento será bueno que pienses si realmente necesitas hacerlo. Si tienes una reunión, para ahorrar en impresiones, podrás enviar el PDF de forma previa a la cita a los presentes para que puedan verlos en sus notebooks y luego proyecta tu presentación.

Compromete a tus destinatarios a cuidar del planeta añadiendo, por ejemplo, pies de página verde de firma de correo electrónico:

  • No imprima esto, ¿de acuerdo?
  • Imprimir este mensaje mata árboles. Imprimir es un asesinato!
  • Por favor considere la presentación de este correo electrónico en una carpeta de correo electrónico y absténgase de imprimir, ya que eso sería redundante y un desperdicio de espacio, tiempo y papel. Sólo asegúrese de hacer una copia de seguridad del disco duro, no sea tonto.
  • Por favor responda a este correo electrónico lo antes posible, ya que estoy pronto desenchufando todos mis aparatos eléctricos y moviéndome hacia el bosque. Y esto debería ser evidente, pero no se debe imprimir este mensaje, ya que cuanto más imprima, menos bosques quedarán vivos. Una vez más, por favor dese prisa.
Antes de imprimir deberíamos cuestionarnos preguntas como:
• ¿Es necesario imprimir todos los documentos que manejamos durante el día?
• ¿Es necesario trabajar los documentos en papel físico?
• ¿Qué nos aporta el manejo físico de documentación?
• ¿Cuál es el coste de archivar correctamente la documentación?
• ¿Cuál es el coste de buscar en el archivo?
• ¿Cuál es el coste de archivar de nuevo?
• ¿Cuál es el coste operativo de la salida de un documento del archivo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *